viernes, 10 de junio de 2011

Un lugar remoto...

Imagina que te hablan de un lugar remoto. Sabes ubicarlo en un globo terráqueo. Ves fotos de ese sitio. Escuchas cómo hablan las personas de ese país. Sabes una que otra cosa de allá. Pero nunca viajaste allí.

¿Cómo será ese lugar del mundo que no conoces?, ¿con qué ojos lo verás?, ¿con qué oídos escucharas sus sonidos?, ¿con qué paladar probarás los alimentos que allí se producen y preparan?, ¿con qué manos tocarás cosas que jamás pensaste tener a tu alcance?, ¿con qué olfato percibirás su olor particular?




1 comentario:

Gisela Santibáñez dijo...

Lo cotidiano o lo exótico existen en nuestra mirada. Podemos ver lo mismo con nuevos ojos, o muy diferentes lugares con los mismos prejuicios.

Un abrazo Alejandro.