martes, 22 de marzo de 2011

Gracias

En el hemisferio norte ayer, 21 de marzo, entró la primavera.

En el hemisferio sur, ayer mismo, entró el otoño. Y hoy y ayer fueron días calurosos. Como si el verano aún se negara a abandonar Buenos Aires. Como si requiriéramos un poco más de fuego para quedar bien cocinados.

Rumi lo dice mejor:

UN GARBANZO PARA COCINAR

Un garbanzo salta casi al borde de la olla
Donde está siendo cocinado.

“¿Por qué me estás haciendo esto?”

El cocinero lo regresa de un golpe con el cucharón.
“No intentes salir.
Piensas que te estoy torturando.
Te estoy sazonando,
De manera que puedas mezclarte con especies y arroz
Y ser la hermosa vitalidad de un ser humano.

Recuerda cuando bebiste de la lluvia en el jardín.
Eso era para esto”.

Primero la Gracia. El placer sexual,
Luego unos seres hirviendo de nueva vida,
Y el Amigo tiene algo bueno para comer.

Eventualmente el garbanzo
Le dirá al cocinero,
“Hiérveme un poco más,
golpéame con la cuchara.
No puedo hacer esto por mí mismo.

Soy como un elefante que sueña con jardines
Allá en el Indostán y no le pone atención
A su guía. Tú eres mi cocinero, mi guía,
Mi camino hacia la existencia. Adoro tu cocinar”.

El cocinero dice,
“Yo una vez fui como tu,
fresco desde la tierra. Entonces herví en el tiempo,
y herví en el cuerpo, dos feroces hervidas.

Mi alma animal creció poderosa.
La controlé a través de la práctica,
Y herví todavía más, y una
Más después de esa,
Y me convertí en tu Maestro”.





Para mis Satélites que se quedan sin chamba a fin de este mes allá en México, D.F.


No hay comentarios: