jueves, 8 de abril de 2010

24 años

El día de ayer, martes seis de abril, mi padre cumplió 24 años de haber muerto.

Hace dos días una frase que dijo resonó fuerte y una y otra vez en mí: “A final de cuentas la vida es simple”.

Esta repetición ocurrió mientras estaba en un evento donde el proveedor exponía las ventajas de sus nuevos productos de software. Desde luego quiere vender su producto.

“A final de cuentas la vida es simple”.

3 comentarios:

Chilangelina dijo...

Qué bonito.

Belisa dijo...

Sí. Simple en su complejidad, eso la hace interesante. Pero al final de cuentas es eso: la vida es simple.

Qué bonito recuerdo, espero que tengas unos cuantos guardados. :)

loboPoeta dijo...

Amigas twitteras:

Qué feliz coincidencia de comentario de dos personas que no conozco físicamente.

Gracias por descansar sus dedos en esta página.

Y claro que tengo recuerdos guardados de mi Padre.