miércoles, 28 de abril de 2010

Aquellos que no sienten este amor...

Aquellos que no sienten este amor
jalándolos como un río
aquellos que no beben el amanecer
como una copa de manantial
o toman el atardecer como su cena
aquellos que no quieren cambiar
déjalos dormir...

Este amor está más allá del estudio de la teología:
ese viejo engaño e hipocresía.
Si quieres mejorar tu mente así
sigue durmiendo

He dejado a un lado mi cerebro
he hecho jirones la tela
y la he arrojado lejos.

Si no estás completamente desnudo
envuélvete en tu hermosa túnica de las palabras 
y duerme.

~ Jellaludin Rumi

Those who don't feel this love
pulling them like a river
those who don't drink dawn
like a cup of spring water
or take sunset like supper
those who don't want to change
let them sleep...
This Love is beyond the study of theology
that old trickery and hypocrisy
If you want to improve your mind that way
sleep on.

I've given up on my brain
I've torn the cloth to shreds
and thrown it away.

If you're not completely naked
wrap your beautiful robe of words around you
and sleep.

~ Jellaludin Rumi

viernes, 9 de abril de 2010

Ficciones en la oficina

En la oficina todo seguía igual, la misma actividad, el mismo inmovilismo. Era tanto el hastío, tanto el aburrimiento, que dedicó la mañana a inventar historias ficticias. Imaginó a sus compañeros y a su jefe en situaciones comprometidas, enfrentados a realidades que les superaban. En una de sus ficciones convirtió los montones de papeles aburridos en tesoros que ocultaban conocimientos arcanos. No eran facturas, ni hojas de control, sino pergaminos que atesoraban ciencias ya desconocidas. El interfono le despertó de sus ficciones. El jefe le pedía una tabla con presupuestos y previsiones. Dudó entre llevársela o retarle a un duelo.

Autor: Jordi Cebrián, tomado de: http://cienpalabras.blogspot.com/2003/01/ficciones-en-la-oficina-en-la-oficina.html

jueves, 8 de abril de 2010

24 años

El día de ayer, martes seis de abril, mi padre cumplió 24 años de haber muerto.

Hace dos días una frase que dijo resonó fuerte y una y otra vez en mí: “A final de cuentas la vida es simple”.

Esta repetición ocurrió mientras estaba en un evento donde el proveedor exponía las ventajas de sus nuevos productos de software. Desde luego quiere vender su producto.

“A final de cuentas la vida es simple”.