martes, 18 de agosto de 2009

Citlalli

Chelsea Quinn Yarbro en su libro “Mensajes de Michael” expone la idea de que las Almas tienden a reunirse de acuerdo a la clasificación que hace de ellas.

Cuando yo estaba trabajando en mi ciudad Natal tuve como colaboradora a una mujer responsable, comprometida y leal. Se llama Citlalli y estas son fotos recientes de ella.


Es una habilidosa conductora como se puede ver.


Está casada y tiene a dos hijos que la han hecho graduarse como Madre de familia y además como médico general y psicóloga de niños pequeños.


Este es un fragmento de una foto del día de su boda a la que tuve gusto de ser invitado y en asistir:


Del tiempo que trabajamos juntos recuerdo que yo estaba recién llegado de trabajar en la Iniciativa Privada. Acostumbrado a hablarle a casi todo mundo de “tú”, y pedir que se refirieran a mí de igual forma, traté de hacer lo mismo con Citlalli. Para mi sorpresa ella se negó, me corrigió y pude aprender. Por ser mi secretaria ella se referiría a mí como “Ingeniero”. Años después, bromeando con una amiga mía muy querida, usé el término “Ingeñero Pendejo” de un cuento de Heraclio Zepeda. Era mi gana de desmitificarme.

Citialli tiene un corazón enorme. Fue un gusto y un privilegio trabajar con ella en aquella oficina de gobierno federal. La honestidad, la integridad, la rectitud existen. Y Citialli es prueba viviente de ello.

Citialli es jefe de un grupo Scout del centro del país. Aquí con sus niñas y niños. Ajenos y propios.


Es —también— una de las mujeres importantes de mi vida. Aprehendí de ella que hay veces que a mí me resulta difícil negarme. Me reconozco, lo menos, como una paradoja: soy obstinado y tengo esta bondad mecánica.

Terminando la idea inicial de Quinn Yarbro me parece una idea muy hermosa que las Almas se reúnan para ayudar o colaborar con Misiones muy especiales. Tanta Sabiduría y Bondad me conmueven.

Claro que parte de mi Vanidad Positiva se siente bien…

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Para mi ser amiga de tan especial persona es bendición, gracias por hacerme partícipe de esto y ahora con todo mi placer puedo decir "Alejandro". Sinceramente Citlalli.

loboPoeta dijo...

Anónimo-Citlalli:

¡Bendiciones compartidas pues!