jueves, 30 de julio de 2009

Hermosa como una flor

Así es ella. Hermosa como una lluvia que durará toda la tarde casi toda la noche y ya se anuncia en mis brazos. Gentil disminuye el ritmo de su vida para posarse sobre mi pecho y así nombrar todo lo que no sé con la gravedad de su voz. Escucharla es poner atención a lo que pulsa y pasa en mi vientre.


Cuando ella remonta en mi pecho sé que necesito esa temperatura cálida que sólo existe en sus alas ligeramente quietas: colibrí del entretiempo.


Dialogar es un acto a tres voces: la mía, la de ella y el nosotros.


Ella inspira y me inspira; respira y me respira: nos mecemos en un vaivén, en un abrir y cerrar de ojos como de bocas. Sólo entonces despeja la tarde de nubes y nueces para que el otoño recorra mi cama con ella adentro: delgada como el pistilo de un alcatraz moreno.


viernes, 24 de julio de 2009

Película: "Amelie"

El miércoles 19 a las 19:57 estaba en la estación Tacubaya del metro. Y comencé a escuchar esta bella canción: "Si tu n'etas pas là". Y el tiempo se detuvo para mí. No me importaba si venía o no un convoy del metro para llevarme a mi destino.

Para quienes hayan visto muchas veces "Le fabuleux destin d'Amélie Poulain" (Le fabuló destán d'ameli pulán). Sabrán al escuchar la pieza a qué me refiero. Me parecía que nadie mas en el andén del metro se percataba de la bella pieza que en ese momento salía de los altavoces del sonido local.

Caigo en cuenta que no había reseñado esta película tan querida por mí.

Se trata de la historia, fabulosa, de una chica francesa llamada Amélie y apellidada Poulain.

Es un cuento con un final que habla de los sencillos y pequeños placeres de la vida.

De cómo suele ser sencillo hablar de nosotros dándole voz a otra persona.

De cómo el bien que queremos para otras personas también sería bueno probar un poco en primera persona.

Jean-Pierre Jeunet, el director, tuvo en su cabeza el inicio de esta historia por más de 25 años. Y es una delicia fílmica ver cómo cuenta la historia. Cómo nos la cuenta. Con todo su manejo de colores contrastantes: el rojo, el verde.

Impredible.

Y pensar que me la iba a perder porque el poster no me gustó.

La ficha de la película está aquí.

viernes, 10 de julio de 2009

Día 60 (2009.06.06)

De la madera
enamorada,
de tu peldaño
cuarenta y cuatro
                                   nací

fuiste un árbol pleno
hasta tu última hoja
                                        tu hora final

hoy escribo
desde tu peldaño
ochenta y seis

porque te siento
y quiero verte
                         y quiero verde

Estoy impedido
                              por un reguero de nubes

martes, 7 de julio de 2009

Ceviche vegan


Ceviche vegan.


Ingredientes:
Una taza de lentejas, Jitomate, Orégano, Cilantro, Aceite extravirgen de oliva, Chile serrano o verde, Limón, Aguacate, Cebolla morada, Pimienta, Sal, Salsa de soya, Miso, Vinagre de vino tinto.

Modo de hacerse:
Se ponen a remojar las lentejas por lo menos 24 horas antes de cocerlas. Cambiarles el agua aproximadamente cada 12 horas. Cocerlas a fuego lento en agua nueva. Al cocerlas hay que tirar la espuma que hace su cocción, moviendo con gentileza para que salga más espuma de las lentejas que viven en el fondo. Cuidar que su grado de cocción las deje duras no deshaciéndose. Una vez que están cocidas agregar una cucharada de miso y revolver sin dejarlas al fuego. Dejar reposar como una hora. Tirar el agua sobrante.

Picar al gusto el cilantro, la cebolla morada, el jitomate y el aguacate. Integrar todo esto con las lentejas. Sazonar con el chile serrano o verde, sal, pimienta, salsa de soya, limón y un toquecito de vinagre.

Notas:
Al dejar remojando las leguminosas, lentejas en este caso, no sólo disminuimos el tiempo de cocción, sino que se activa la semilla, además de liberar nitrógeno y así minimizar la sensación de gases en los intestinos.

El miso, o miso shiru, es pasta de frijol de soya fermentado. Constituye una parte de un sabor oculto y además es una tremenda aportación de vitaminas del grupo b. Se puede conseguir en tiendas de producto oriental.

Modo de servirse:
Sobre una tostada de maíz, de preferencia las horneadas no las fritas.
Acompañando arroz.
Sobre tortillas calientes a modo de quesadilla.