miércoles, 15 de abril de 2009

Esta me encanta de mi Mamá

Sobre comunicaciones electrónicas y padres, o madres (léase sin doble sentido), mayores de edad tengo esta anécdota que es una delicia: Creo que en ese entonces mi madre tendría como 80 años. De algún modo le cayó el veinte de que había algo llamado “e-mail” luego supo su correspondiente traducción al español. Días después le preguntó a su hijo –no informático– (un hermano mío) lo siguiente: “Hijo: ¿dónde venden las estampillas para el correo electrónico?”

No hay comentarios: