viernes, 6 de marzo de 2009

Y estarás allí

I.

Y estarás allí
recién bajada del trolebús
que recorre
las avenidas
                        desiertas
                                        del deseo
en busca de un parque
donde sólo llueva
                                        el otoño.

Estarás allí
                        fija
en el centro del alegato
con la mirada tenaz
de quien sabe demasiado.

Allí
donde al nombrar las cosas
regresan a su orden mineral.

Allí
donde el ruido
de la noche es
un agente de tránsito en su rompevientos
amarillo
                fosforescente
para que la palabra no haga colisión con él.

Allí
donde hay espacio
para sólo un verso
más.

Cuando hayas arribado
mi conciencia jamás será interrumpida
por el murmullo
de un mosquito
rutilante y hambriento
                                        y la madrugada tendrá el rostro
                                        de mi hermana muerta.

Comenzará entonces la angustia
de entre semana
de llegar tarde al trabajo
de las carreras y afán
porque los niños no se queden sin entrar a la escuela.

Sólo entonces estarás allí
con al menos
                        un beso mío
                                                en tu boca.


II.

Y estarás allí como recién bajada del trolebús
que recorre las avenidas desiertas del deseo
en busca de un parque donde sólo llueva el otoño.

Estarás allí, fija, en el centro del alegato con la mirada tenaz de quien sabe demasiado.

Allí donde al nombrar las cosas regresan a su orden mineral.

Allí donde el ruido de la noche es lo más parecido a un agente de tránsito en su rompe vientos amarillo fosforescente para que la palabra no haga colisión con él.

Allí donde hay espacio para sólo un verso más.

Cuando hayas arribado mi conciencia jamás será interrumpida por el murmullo de un mosquito rutilante y hambriento. Y la madrugada tendrá el rostro de mi hermana muerta.

Comenzará entonces la angustia de entre semana de llegar tarde al trabajo de las carreras y afán porque los niños no se queden sin entrar a la escuela.

Sólo entonces estarás allí con al menos un beso mío en tu boca.

No hay comentarios: