jueves, 19 de febrero de 2009

Asalto (Ya soy chilango).

El martes 17 de febrero fui asaltado. A una cuadra de mi casa. Regresaba de hacer compras. Traía mi manos libres.

Alguien me sujetó de mi cuello fuertemente. Tenía un sweater color marfil. Grueso y suave. El sweater. Pensé ¿alguno de mis amigos de secundaria me reconoció? Recuerdo haber sido sometido. Me arrancaron mis audífonos y mi teléfono. Eran dos tipos. El segundo me insultó y amenazó con un cuchillo. Le di mi cartera.

Me sentí en cámara lenta. Suspendí mi línea celular. Cancelé mis tarjetas. Tuve dificultad en dormir. Estaba dolido en mi cuello.

Al otro día me sentí desorientado y desganado. Lastimado. Fui con un traumatólogo y tomé un desinflamante muscular y analgésico. Me di un masajito chido en mi vapor y comí poco. La tarde y noche fue un dormir largo. Muy largo.

Hoy estoy de mejor ánimo que ayer.

Definitivamente es mala idea andar por la calle con un manos libres. Máxime si este ataque que viví es producto de la situación económica.

Cuídate. Cuí-da-te. Esta palabra la vivo de modo diferente hoy.

No hay comentarios: