jueves, 26 de febrero de 2009

Antonio

Hay hombres sin los que mi vida no estaría completa. No como ahora. Él es mi amigo poeta Antonio Araujo. Mi hermano.
Fiel a su naturaleza es un hombre inteligente, brillante y rápido. Tiene una mente escrupulosa. Los textos que lleva al taller de poesía Letras Rústicas tienen el sello de quien le apasiona —enormemente— escribir y seguir las reglas para hacerlo correctamente.
Pienso en lo que escribí arriba: “Sin Antonio mi vida no estaría completa” y lo ratifico. Así como es él considero que es perfecto. Nada me molesta de él. A su lado también crezco. Antonio escribe, escucha y aporta. Es un hombre-poeta que empuja. Y no teme afirmar que le encanta comer productos de Kentucky Fried Chicken así como cuestionar a The Betales y lanzar un güevos a quien lo juzgue y no le parezca.

Antonio es de los amigos que hay que tener antes de morir. Sin duda.

No hay comentarios: