lunes, 26 de enero de 2009

Yuki

Una vez me dijo: “¿Ya te diste cuenta de lo afortunados que somos por haber nacido en esta época de tanta música?”. Él es. Mi amigo. Mi amigo Yukiyoshi Takeda Toda.




Él me apoyó cuando me lastimé mi rodilla derecha en septiembre de 2004. Él asistió al mismo concierto de The Pat Metheny Group que yo en La Ciudad de México el miércoles 27 de noviembre de 2002. Él me invitó a comer comida tradicional japonesa con su familia a fin de año de 2005. Él es un diseñador gráfico súper creativo. Su pasión son los acuarios de agua salada y corales. Él sabe cocinar un sushi delicioso con arroz laqueado. Él adora los skwinkles como golosina en el cine. Él es. Mi amigo. Mi amigo Yuki. Soy afortunado por tenerlo dentro de mis amigos hombres.

A Yuki lo percibo como otros oídos míos. Tiene una percepción de la música que aprovecho para orientarme. En un barco de vela él estaría ubicado en el mástil más alto listo para gritar felizmente: “¡Música al oído!”. Yuki es un hombre compasivo. Se comunica franca y abiertamente a través de la mímica. Es un gran maestro de los temas que lo apasionan. Es un hombre respetuoso, confiable, considerado, caballeroso y gentil.

Él y esta maravillosa mujer comparten sus vidas juntos.

Si él muere antes que yo quiero tener el honor de devolverlo a la Madre Tierra. Lo haré en las profundidades del mar junto a su arrecife favorito.

No hay comentarios: