viernes, 16 de enero de 2009

One of a kind

Creo que la primera vez que tuve acceso ¡a un LP! de Jazz fue en 1980. Un primo mío me prestó el álbum “One of a kind” del baterista inglés Bill Bruford.


Desde entonces recuerdo que grabé ¡en un cassette! ese acetato. Luego compré el CD. Y volví a comprar el CD pues perdí mi colección de CDs cuando me separé de la mujer con quien estuve casado.

Siempre me presumí de conocer tal grabación al revés y al derecho. Hasta hoy en la mañana rumbo a mi oficina. Simplemente no lo creía. Después de miles de veces de haber escuchado “Hell’s bells” que es la primera pieza de ése álbum me sentí como un novato. Descubrí el sonido del piano acústico cuando Allan Holdworth, el guitarrista, hace un solo. Detuve mi caminar. Tomé consciencia de ese momento tanto como pude.

Un terapeuta y amigo mío me dijo una vez: “Más vale tarde que más tarde” No es frase de él pero yo se la atribuyo a él. La consciencia debe ser algo eterno. Dispone de todo el tiempo del universo para abordarnos. Gracias conciencia.

No hay comentarios: