viernes, 30 de enero de 2009

Caroline

"¿Caroline? ¿Y te dicen Sweet Caroline?”. Así la saludé la primera vez que la vi.

Caroline y yo estuvimos en un mismo evento sin conocernos previamente. Era la madrugada del domingo seis de mayo del 2007 y a Spencer Tunick se le ocurrió hacer una invitación masiva a desnudarnos por igual en el Zócalo de La Ciudad de México. Meses después Caroline y yo nos veríamos las caras —literalmente— en el Sanborn’s de los Azulejos pues ya que pertenecíamos al mismo grupo de personas que habían asistido a la instalación de Tunick.





Sweet Caroline. Para mí es un gusto tener cerca de mi vida a esta Mercurialita y Faquir casi de libro (Me refiero a los Eneatipos del Eneagrama de la Escencia). Ella tiene una enooorme energía. Hace miles de cosas y rara vez se fatiga. Media gringa y media mexicana gusta de mezclar el inglés y el español y yo procuro, a veces, seguirle el giro veloz de su existencia.


Tiene un gusto exquisito por vivir. Fashion total. Comer bien, oler bien, vestir bien. Ella está de acuerdo con las percepciones de la moda de “Sex in the city” serie que tiene y ha visto miles de veces. Igual que “Ally McBeal”. De ambas se sabe diálogos.

Ella conoce y acepta mi lado grumpy. Vaya que si lo soy y mucho. Sobre todo en época navideña.

Sweet Caroline me ha acompañado y apoyado en muchas empresas importantes de mi vida. Ella firmó documento para que la que fuera mi novia Dominicana estuviera en México. Ella me llevó a conocer lugares maravillosos para decorar mi casa. Sin ella mi vida no sería perfecta.

Sweet Caroline adora Barry White (supongo que por su estrecha relación con “Ally McBeal”) y yo le hice varios Ring Tones para que ella los use en uno de sus varios teléfonos celulares.

Ella es una de las razones por las que el mundo gira y es heliocéntrico. Encontrarla a ella, en este caudal de personas de la existencia es —para mí— una bendición. Es como sacarse un muñequito de la Rosca de Reyes de la vida y dar las gracias por ello: a Dios, a Tao… Whatever…

Sweet Caroline. Anna Caroline Miramontes Patterson. Mi gran amiga. Totalmente entrañable y qué bueno.

2 comentarios:

Caroline dijo...

Moved too tears, too.

loboPoeta dijo...

Me too when I was writing it...