viernes, 12 de diciembre de 2008

¿Por qué me separé de los grupos “nudistas” a los que pertenecí poco después de la Instalación de Spencer Tunick en el Zócalo?

En la residencia de Malinalco en el Estado Mexicano de México propiedad del fundador de uno de los grupos (Cuerpos Desinhibidos) se llevaron a cabo varios eventos nudistas donde hubo fotografías de las y los asistentes. También con participación del fundador del otro grupo (Zócalo Desnudos) y diversos integrantes de éste grupo se realizaron eventos en locaciones del Estado Mexicano de Morelos.

El último fin de semana de enero del 2008 estaba planeado llevarse a cabo un evento de desnudo. Yo tenía un nuevo consultante por lo que dije que no iría. Una amiga muy querida mía me dijo que si iba a ir y yo traté de convencerla a que no fuera pero ella ya estaba comprometida de pasar por personas el sábado e ir a Malinalco.

En la noche de del último domingo de enero recibí una llamada de ella. La noté muy precipitada. Me decía que para ella yo -como psicoterapeuta- había hecho falta allá. Que habían pasado cosas “muy gruesas”. Me adelantó que se había abusado de varias mujeres allá. Al menos por una persona. Le dije que nos viéramos en esa misma semana y ella aceptó.

El lunes siguiente en mi oficina recibí una llamada de ella y dado su estado alterado le dije que la quería ver ese mismo día en mi casa. En la noche ella me compartió que una persona del sexo masculino había tratado de que una mujer lo besara mientras daban un paseo. Ella se negó. De regreso esta persona se metió en su cuarto para esperarla del baño y forcejeó con ella. Ella decidió no decir nada. Por la noche estaba planeado un evento de “sensibilización” en el cual este ofensor nuevamente abusó de quienes pudo —obligándolas a tocamientos no autorizados— en las distintas partes del ejercicio. Otra persona también del sexo masculino le quita la ropa interior a otra mujer diferente del primer suceso.

Hago hincapié en que esto que comparto yo no lo viví. Es lo que recuerdo y resumo de lo que me compartió mi amiga.

En esa semana mi amiga y yo hablamos con el fundador de Cuerpos Desinhibidos. Mi intención es que se hiciera responsable de que eso ocurrió en su casa y con su anuencia. Posteriormente mi amiga organizó un grupo de crecimiento exclusivamente para las mujeres de ese evento —la mayoría tienen heridas de abuso sexual o violencia intrafamiliar previo— a fin de “recoger el tiradero” psicológico y emocional. Sólo se reunieron las mujeres. Y no sólo las personas levemente indiciadas abusaron de ellas. Otros varones también lo hicieron.

Particularmente y de modo privado yo le hice énfasis al fundador de Cuerpos Desinhibidos a que se sometiera a tratamiento Psicoterapéutico urgentemente con un sexólogo o sexóloga experimentado. Incluso le dije que ello le proporcionaría un gran crecimiento espiritual. Le envié datos de contactos específicos. Tuve acuse de recibo de parte de él.

En esa semana decido renunciar a la membresía a estos grupos. Estas fueron —y lo siguen siendo esencialmente— mis razones:

1. Tenía en ese entonces una novia con quien estuve comprometido emocional y sexualmente de modo profundo..
2. Mi praxis de cuidado personal incluye no exponerme a donde pueda ser violentado en mi escencia.
3. Me indignó profundamente que se diera un abuso a mujeres por parte de los hombres de Zócalo Desnudos y Cuerpos Desinhibidos.
4. Mi filosofía de respeto no es compatible con el interés velado de contacto sexual indiferenciado del fundador de Cuerpos Desinhibidos.

Yo le tuve gran afecto al fundador de Cuerpos Desinhibidos. Me pareció encantador y culto. Y así como es culto y encantador también es un manipulador experto. Un manipulador reconoce a otro. Yo soy un gran manipulador —desde luego— y procuro hacerme responsable de mis tácticas de conquista y seducción. Repruebo que el fundador de Cuerpos Desinhibidos usando palabras suaves y su desahogo económico intente manipular sutilmente a otras personas sin importar su sexo. Me parece deleznable que se forme un grupo pseudo-artístico cuyo interés velado sea el abusar física y sexualmente de incautas e incautos. Me parece peligroso que haya personas inteligentes sin trabajo personal que en un ambiente propicio saquen sus patologías y abusen de otras, de otros.

Este suceso desafortunado, triste y lamentable me conmocionó muchísimo. Gracias a ello yo mismo he comenzado a reconocer mi parte abusadora. Esa parte mía es fea y es mía. La estoy tratando en mi terapia personal desde inicio de febrero.

Vivimos en una sociedad paternalista, falocrática y machista. Y esto hace daño tanto a mujeres como a los mismos hombres. Desnudarse es algo íntimo y delicado. Desde hacerlo individualmente y luego pasando por pareja. Sin duda es mucho más delicado hacerlo en un grupo. En esos grupos nudistas hubo y hay varias personas sin trabajo ni crecimiento personal: incapaces de ver genuinamente a seres humanos buscan satisfacer sus impulsos sexuales enmascarando actividades presuntamente artísticas. ¿Cómo lo hacen? Engañando y manipulando a quienes creen que son actividades culturales. Dan información a medias o simplemente la ocultan. Estas personas se esconden tras un falso humanismo para acosar sexualmente a hombres y mujeres. A lo que llamo aquí es al autocuidado. El desnudarse no debe tomarse a la ligera jamás.

No hay comentarios: