jueves, 18 de diciembre de 2008

No decía palabras.

En ocasiones me sorprendo de mí mismo. Como cuando elegí el poema “No decía palabras” de Luis Cernuda. Me siento como Marion Cotillard cuando interpreta a Edith Piaf y luego de escuchar la canción “Je ne regrette rien” dice que la describe perfectamente, que es ella, que es su vida.

Regreso a este poema que describe cómo me siento justo después de una leve tristeza precedida por una depresión luego de haber visto “Vicky Cristina Barcelona”.

El poema es:

   Luis Cernuda - No decía palabras

   No decía palabras,
   acercaba tan sólo un cuerpo interrogante,
   porque ignoraba que el deseo es una pregunta
   cuya respuesta no existe,
   una hoja cuya rama no existe,
   un mundo cuyo cielo no existe.

   La angustia se abre paso entre los huesos,
   remonta por las venas
   hasta abrirse en la piel,
   surtidores de sueño
   hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.

   Un roce al paso,
   una mirada fugaz entre las sombras,
   bastan para que el cuerpo se abra en dos,
   ávido de recibir en sí mismo
   otro cuerpo que sueñe;
   mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne,

   Iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo.
   aunque sólo sea una esperanza,
   porque el deseo es una pregunta cuya respuesta nadie sabe.

Así estoy justo ahora: deseoso, envuelto en una pregunta callada, cuidándome de no chocar contra el muro frío de la vergüenza, ahogado en un surtidor de sueño, detenido en una ilusión sin rama ni cielo: sin decir palabras.

No hay comentarios: