viernes, 31 de octubre de 2008

Querida muerte

Querida muerte
no me abandones
no de noche
no de día
no permitas por un instante
me sienta invulnerable
todopoderoso

Querida muerte
no me niegues la entrada
a tu oscuro vientre
a tu quietud anochecida

Querida muerte
infalible hermana
cuando cierres mis ojos
mi corazón sabrá dejar de latir

Querida muerte
desciende sobre mí rayo invencible
seré un milisegundo
de luz brillantísima.

No hay comentarios: