miércoles, 25 de junio de 2008

Película: "Reconstrucción" (Reconstruction)

Jag älskar dig o cómo decir Te quiero en el preciso momento de la RECONSTRUCCIÓN.

Película dirigida por: Christoffer Boe
Con: Nikolaj Lie Kaas, Maria Bonnevie, Krister Henriksson
Género: Drama
País de Origen: Dinamarca

Año: 2003

reconstrucción.
1. f. Acción y efecto de reconstruir.

reconstruir.
(Del lat. reconstruĕre).

1. tr. Volver a construir. 2. tr. Unir, allegar, evocar recuerdos o ideas para completar el conocimiento de un hecho o el concepto de algo.


Un hombre corriendo apresuradamente. El teléfono del café no sirve. Fotografías repetidas de ciudad desde las alturas. Humo de cigarro. Un anillo en la hermosa mano de una mujer. La noche. Una cita.

El es Alex, un fotógrafo quien no quiere seguir la sobremesa con su padre. Y escapa al contacto de la mano de su novia Simone. Ella sonríe y lo cuida. Ella lo ama a pesar de que él por sí mismo no se lo dice. Ella escribe una nota y la desliza furtivamente en su abrigo.

El nombre de ella es Aimée mujer de ojos profundos azules y pausada voz encantadora. Aimée es la joven esposa de August un exitoso escritor quien la desatiende. August escribe sobre el amor y al hacerlo bosqueja, sugerentemente, el rumbo de la película —narrando— con matices precisos el encuentro de Alex y Aimée.

Siempre habrá un adagio de cuerdas, listo para entrar en escena cuando algo irremediable ha ocurrido, cuando todo se derrumba en el subibaja del amor y un sentimiento de desolación invade la garganta, nubla los ojos: vive en un suspiro.

El amor flota en la frontera que une y separa la vida y la muerte.

La noche se abre, enorme, silenciosa y granulada para abrigar a dos cuerpos amantes.

Alex necesitará vivir en carne propia un sueño terrible, y a partir de allí ensayar con personajes repetidos. Proyectados en los escaparates de su vida. Alex no está solo ignora que lo acompaña la narración de August. Alex estará obligado a vivir lo imposible: ver en otra mujer lo que su novia tiene o —peor aún—: ignorar lo que otra mujer tiene en su novia.

He aquí el inicio de la paradoja que mantendrá a Alex en suspenso por veinticuatro horas. ¿Es posible amar profundamente a dos mujeres distintas? o bien ¿es posible que dos mujeres amen a un mismo hombre? Quizás esas dos mujeres no sean sino una sola cada una la proyección de lo que Alex no ve en la persona real. Pero no lo sabe.


La nota que Simone escondió en el bolsillo del saco de Alex, ¿servirá para traerlo de regreso?, ¿será el camino de letras que Alex tiene que recorrer para integrar en su propia vida su sueño pero en sentido opuesto?

August, dentro de su oficio de escritor, sabe que la respuesta la tiene la última mujer: la única. La que se refleja en las vitrinas, la del día de ayer que es la misma del día de hoy y sin embargo es otra.

Alex a pesar de que duda en un momento decisivo: ¿sabrá a tiempo esta escisión de Simona y Aimée?, ¿superará la prueba?, ¿será lo suficientemente fuerte como para sacudirse de sus apegos?, ¿se arriesgará?, ¿de qué se dará cuenta?

Es temprano de mañana, mientras Alex por fin se ha despedido —de Aimée o de Simone, ¿qué más da la diferencia, de haberla?— a noche antes granulada, silenciosa y enorme se cierra, para luego expeler a dos cuerpos, antes amantes.

En este filme, todo es reconstrucción, ficción… y no por ello menos doloroso.
Ficha de la película en IMDB.

No hay comentarios: