jueves, 26 de junio de 2008

Homenaje a Juan Rulfo

palomas
                    pausas
                                        en los tejados
la tarde se llena de alas



en el campo
                         viento
desde la ceja de aquél cerro hasta la de aquél otro
todo lo que abarca el eco
                                                  la mirada
la Media Luna
                                        corriendo por el cementerio
mi voz iluminada
                                             por los portales
en el atrio de la iglesia
                                                  aparecen unas viejas
chismean
                                   a mi espalda
doblando la esquina
                                        rumores
desgastadas voces
                                            por las piedras
me detengo
                                   pienso en el pueblo
detenido por mis pensamientos


voces
                    pueblo de voces
de ecos
                    de murmullos
pueblo poblado
                              de murmullos de ecos de voces
pausas habitadas
                                   de silencios


pasa un entierro
                                        por las calles de mi memoria
alguien reza
un padrenuestro
alguien
no existe
el entierro se desdibuja
el silencio habita
                                                  la tarde
                                                                           se habita de noche
la luna abre puertas
cierra ventanas
el pueblo
se llena de ánimas y rebozos




escribo
calor
               y avanza
acá
               arriba
ahí
                    abajo
                                               la página se incendia
humo
                         en el instante
                                                                 el maíz madura amarillo
en la llanura verde
más allá de la Media Luna
más allá de la medianoche





cae el cielo
                              en el calor
nadie habita mis pensamientos
                                                                 quema la memoria
por el empedrado
                                        truena el cielo
llega la primavera
                                             nadie escucha
hace mucho que este pueblo no existe

2 comentarios:

Ulysses dijo...

muy buen homenaje a un genio, es un gran escritor. sus obras son perfectas.

Saludos

Anónimo dijo...

tu que vienes alla arriba, no oyes ladrar a los perros?, recorriendo la cuesta de las comadres con una foto vieja y recuerdo gastado, esque somos muy pobres y a Comala, no he aprendido a olvidarle.
excelente